jueves, 24 de abril de 2008

Liquigas ficha a Basso

La escuadra italiana desafía al “sistema”
24 de Abril, Arueda.com

El equipo italiano Liquigas – Bianchi se ha hecho con los servicios del actualmente sancionado por dopaje Iván Basso para los años 2009 y 2010 según anuncia la Gazzetta dello Sport. El sueldo a percibir por Basso, siempre según el prestigioso diario italiano, rondaría el medio millón de euros por temporada más incentivos.


Iván Basso fue suspendido por su implicación en la Operación Puerto el 15 de Junio de 2007 con dos años de sanción, siéndole descontado de esta suma los casi ocho meses que pasó sin correr mientras el proceso estuvo abierto. Así, estará en condiciones de volver a competir el día 24 de Octubre de este mismo año, aunque la lógica dicta que se esperará hasta 2009 para que el controvertido ciclista de Varese haga su debut con el maillot de su nuevo equipo, Liquigas. El ciclista, actualmente representado por Giovanni Lombardi, no ha dejado jamás de entrenarse durante su sanción: llegó a acumular 30.000 kilómetros sobre la bici en 2007.

Cabe destacar, por otra parte, que este fichaje representa todo un órdago de Liquigas a los rectores del moribundo UCI Pro Tour. La escuadra italiana se vio obligada el invierno pasado a desprenderse de su gran estrella, Danilo Di Luca, debido a que en aplicación del código ético éste no debía correr jamás en su escuadra al estar implicado en la turbia trama de dopaje ‘Oil for Drugs’. En el caso concreto de Iván Basso, el ciclista no debería correr hasta 2011 en ninguna carrera o equipo UCI Pro Tour; ya que el nombrado código ético establece que un corredor suspendido por dopaje debe esperar hasta dos años después de ver cumplida su sanción para competir de nuevo en la élite mundial.

No sabemos si finalmente Basso llegará a correr de nuevo en las carreras apropiadas para su valía como ciclista. Lo que sí sabemos es que los cimientos del UCI Pro Tour se resquebrajan cada vez más ante las faltas de respeto de los organizadores, ávidos de un sistema más justo y más beneficioso para ellos; y también frente a los desafíos planteados por los equipos, cada vez más conscientes de que un circo cerrado, hipercontrolado y regido por normas absurdas no les conviene en absoluto. Para muestra, un Basso al que esa misma cerrazón, ese hipercontrol y esas normas incomprensibles casi dejan fuera de lo que prácticamente es su vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nube de Tags