lunes, 2 de junio de 2008

Demasiado limitados, demasiado jóvenes

Sobre el papel de los equipos españoles en el Giro de Italia

Hoy las portadas de los periódicos españoles, generalistas y deportivos (también digitales), aparecen copadas por el enorme papel de Alberto Contador y su excelente, asombrosa, victoria en el Giro de Italia. Viene un alud mediático que quizá devuelva al ciclismo sus tiempos de "deporte de masas". Feo término, a la vez muy descriptivo: "deporte de masas".

En los medios especializados, mejor dicho en blogs y foros, empiezan a surgir los primeros análisis pormenorizados, equipo por equipo. Por lo pronto, hay dos muy buenos: Dani en Esquemas Ciclistas y Gimondi en Parlamento Ciclista.

A grandes rasgos los dos coinciden en lo mismo. En el análisis de los equipos españoles, también: bien Euskaltel (para lo que llevaban), regular Caisse d'Épargne, mal Saunier Duval (excepto Ricco'). Pero, ¿realmente lo hizo regular Caisse d'Épargne? ¿Tan bien Euskaltel? ¿Llevaba Saunier Duval un buen equipo?

Empecemos por el final. El equipo que llevaba Saunier Duval era muy justito, carente de experiencia en unos casos y de talento en otros. Su líder, Riccardo Ricco', dio la talla en el plano individual; con un poco más de equipo podría haber aspirado a ganar el Giro de Italia. Y es que su principal lugarteniente, Leonardo Piepoli, sufrió una caída que nos impidió ver hasta donde podría haber llegado, ya fuera ayudando a Ricco' ó buscando sus propias opciones. Y el resto...

El resto de corredores de Saunier Duval no conformaban un equipo con las suficientes garantías como para luchar por la maglia rosa. Incluso Contador, con Colom e Ilgynski (más puntuales ayudas de Leipheimer y Klöden, además de un trabajo oscuro en el llano que no sabría muy bien a quién adjudicar), tuvo mejor [y mayor] ayuda por parte de sus compañeros. No dieron para más; baste ver que el siguiente ciclista de Saunier Duval fue David Cañada, 58º y a casi dos horas. [[[El aragonés no es el prototipo de gregario sacrificado; al contrario, es un ciclista ganador que se anula cuando lo que se le pide es trabajo. No es por aptitud, sino por algún condicionante que no comprendo]]] [Texto dudoso-falso]

Los otros dos españoles del equipo Saunier para este Giro de Italia eran Iker Camaño (75º) y José Alberto Benítez (106º). Camaño es un ciclista completo, lo sabemos; con el paso del tiempo, ha ido perdiendo brillo para ganar en regularidad y convertirse en un gregario decente. Sin embarog, no parece haber estado a la altura en este Giro. De Benítez no se puede decir nada malo: lleva en forma desde el principio de año, debutaba en el Giro sin tener una experiencia extensa en grandes vueltas... y, además, no es un ciclista con unas hechuras que permitan exigirle resultados en grandes vueltas. Su terreno son las pequeñas vueltas, en especial las de carácter menor; con 26 años, aún en progresión, puede aspirar a la victoria de pruebas como París - Niza.

Completaban el equipo el letón Raivis Belohvocksis (eliminado por Fuera de Control en Plan de Corones, buen gregario aunque incapaz en la montaña), el unidimensional Luciano Pagliarini (sólo sirve para sprintar) y dos jóvenes italianos, Eros Capecchi y Ermano Capelli. Bastante hizo el primero con completar la 'corsa rosa'.

Pero, si hablamos de bloques pobres, la palma se la llevaría Euskaltel. Acabaron cuatro. De ellos, Alan Pérez fue el más destacado: entró en dos fugas que llegaron a meta y fue segundo en una etapa, superado por Matteo Priamo. Alan es (al menos lo ha sido en este Giro) un ejemplo de ciclista que cubre sus carencias con actitud, que se distingue del "montón malo" gracias a las ganas de sufrir. En menor medida, Josu Agirre hizo lo mismo: superó un via crucis, fue cuarto por la cola... pero al menos se dejó ver con una fuga en el llano. Markel Irízar no apareció (perdonable, ha estado cargado de competiciones desde principio de año) e Iván Velasco tuvo una decente prestación en la montaña que debe llevarle a plantearse si merece la pena sufrir en el pelotón para ser el 54º... o es preferible aprovechar sus cualidades, limitadas, en fugas. No pasará a la historia, pero al menos podrá afianzar su sitio entre los profesionales.

Respceto a los cinco que se retiraron, la mejor actuación la llevó a cabo Koldo Fernández de Larrea con varios puestos entre los diez primeros que confirman su progresión. "Debo consolidarme", me decía a principio de año; lo ha hecho. Dioni Galparsoro tuvo también la honra de mostrarse en las fugas. Aitor Galdós se retiró pronto, ignoro el motivo. Iñigo Landaluze, cuya inclusión en el 'nueve' sonaba a intento de darle categoría, directamente no estuvo. Por último, Lander Aperribai tuvo un rendimiento bajísimo que reafirma el interrogante de si quizá el nivel Pro Tour es excesivo para él. Convendría que tuviera un par de años en algún equipo continental, a un ritmo competitivo menor, para ver hasta dónde puede llegar y, entonces sí, incluirlo en un equipo de mayor rango.

Por último está Caisse d'Épargne, el mejor equipo de España... con licencia francesa. Terminaron sus nueve ciclistas, siendo sin duda alguna el mejor Joaquim Rodríguez: tres terceros puestos y unas excelentes sensaciones desde la primera etapa fueron su balance. Faltó constancia en momentos puntuales para asegurarse un mejor puesto en la general; pero el balance sólo puede ser satisfactorio. Los otros dos grandes líderes, José Rujano y Vladimir Karpets, sufrieron dos contratiempos: Karpets una caída que le dejó tocada la muñeca, Rujano su preocupante aureola de flor de un día. Esta vez ha mostrado más fortaleza psicológica que en precedentes; pero no es lo que podía ser. Conviene no olvidar que el líder era David Arroyo, quien salió del 'nueve' a última hora debido a una caída.

Luis Pasamontes tuvo un rendimiento más que decente, 36º en la general; Fran Pérez estuvo en algunas fugas; Pablo Lastras fue segundo en la etapa que se adjudicó Bertolini, y pudo ganar si no es por la caída de Baliani (Bertolini era superior a ambos, pero llevaba el primer puesto antes de la última curva y eso, en un sprint, es sinónimo de derrota); Joan Horrach, mallorquín que se ha profesionalizado con el tiempo, no apareció esta vez. El francés Mathieu Perget tampoco demostró esta vez por qué está en el Pro Tour. A sus 23 años, necesita urgentemente una revindicación. Poco que decir sobre el colombiano Marlon Pérez, inseparable de Rujano, que no hizo nada. Le falta nivel para el Pro Tour, no nos engañemos.

Repito la pregunta: ¿realmente lo hizo regular Caisse d'Épargne? ¿Tan bien Euskaltel? ¿Llevaba Saunier Duval un buen equipo?. Ahora les doy respuesta:
- No. Lo hizo bien, aunque faltó un líder sólido para la general y una victoria de etapa.
- Sí teniendo en cuenta el bloque que llevaban, falto de calidad. La aptitud se sustituyó por actitud, y eso les honra.
- No. Sin embargo, no podemos culpar a los jóvenes; quizá habría que mirar a la dirección deportiva, que erró al no contar con más ciclista válidos para grandes vueltas. La presencia de Alberto Fernández de la Puebla o Josep Jufré hubiera cambiado la cara al equipo

2 comentarios:

Anonymous dijo...

...el siguiente ciclista de Saunier Duval fue David Cañada, 58º y a casi dos horas. El aragonés no es el prototipo de gregario sacrificado; al contrario, es un ciclista ganador que se anula cuando lo que se le pide es trabajo. No es por aptitud, sino por algún condicionante que no comprendo



Joer macho, me parece que aqui te has colao. ¿Cañada ganador? Ha ganado una carrera en 8 años... ¿El aragonés no es el prototipo de ciclista sacrificado? Pues nada, pregunta a sus compañeros de equipo y a sus colegas de pelotón. A ver por qué es apreciado...


Enhorabuena por el blog!

Fran Reyes dijo...

Hola!

Siempre he tenido a David por un ciclista de calidad, se podría decir de clase, y que tuvo durante un tiempo cierto olfato ganador. Sin embargo, también tengo la sensación de que individualmente no acaba de rendir todo lo que puede.
Y, la verdad, tampoco tenía muy claro que fuera un gregario excelente.
Aún así, parece que hablé de él con un tono demasiado duro... todo el artículo tiene un tono demasiado duro... No voy a quitar esto de David, pero si lo voy a tachar para que al menos "desdiga" un poco...

Gracias por comentar y por la felicitación

Un saludo!

Publicar un comentario

Nube de Tags