viernes, 14 de noviembre de 2008

Marginado con final feliz

Vuelve al profesionalismo Aketza Peña


"Encontrar equipo a día de hoy es un triunfo". No hay duda, y más cuando has dado positivo hace algo más de un año, saliendo indemne gracias a tretas legales urdidas por el antiguo presidente de la ACP, ex ciclista y abogado José Rodríguez.

El 30 de Mayo de 2007 fue el inicio de su historia, o calvario. Estaba compitiendo en el Giro de Italia, llevando a cabo una actuación más que decente, presente en carrera, subiendo con soltura. En definitiva, capaz. Pero entonces saltó la liebre: positivo por nandrolona en la primera etapa del Giro del Trentino, Euskaltel le retiró de la carrera y prácticamente del ciclismo. Le despidieron y dejaron de apoyarle. Casi le enterraron.

Tenía en aquellas fechas 26 años y un bagaje relativamente corto. Debutó como profesional en 2004, con un calendario a caballo entre España y Francia. En la Euskal Bizikleta'05 fue tercero en la general tras Eladio Jiménez y Adrián Palomares, gracias en gran parte a una fuga en la segunda etapa. Comenzó a ganar galones de joven promesa, y al año siguiente sólo un Vinokourov encendido le impidió estrenar su palmarés. Fue en la última etapa de la Vuelta a Castilla y León, en un final que picaba hacia arriba, donde atacó con acierto a un kilómetro de meta y burló al gran grupo... de donde saltó Vinokourov, que le rebasó y dejó su serio ataque en un juego de niños. Finiquitó el año con unas prestaciones decentísimas en la Vuelta a España, con presencia en las fugas y trabajo en favor de Samuel Sánchez.

Y en 2007, hasta que saltó el positivo, había realizado una aproximación muy buena a la 'corsa rosa': calendario exclusivamente italiano para acostumbrarse al ritmo de competición, y no era para menos ya que era el líder para la general junto a Dioni Galparsoro. Todo roto cuando saltó el positivo, todo se ha vuelto a ensamblar con la exención de su pena y su fichaje por el modesto conjunto portugués Cartaxo; empresa en la que reconoce haber sido ayudado por el nunca suficientemente reconocido gregario José Antonio Garrido.

No voy a valorar si fue justa o no esa excención, porque no sé si el de Zalla es culpable ó no. Y sinceramente no me interesa demasiado: tengo una forma de ver el ciclismo donde el dopaje es una regla del juego. Inherente. Sólo pienso en que fue un marginado más, por sus rectores de Euskaltel y por extensión por todo el mundo ciclista. Como todos aquellos que dan positivo y son repudiados por todos los estamentos acto seguido.

Su caso, sin embargo, ha tenido final feliz. Aketza no se ha resignado, demostró que no se podía demostrar que era culpable, intentó saltar al ciclocross cuando no tenía equipo... En definitiva, luchó contra la marginación. Su caso, paradigmático, tiene final feliz.

Nota de edición El artículo parte de una buena idea, pero no he sabido consumarla y creo que tampoco la he expresado en condiciones

5 comentarios:

Anonymous dijo...

buen post

dani dijo...

Que sepas que no sé cómo no lo sabía. Yo ya daba por hecho que se dedicaría sólo a ciclocross, o a duatlones y triatlones, como su vecino Patxi Vila. Me alegro por él.

Un buen esbozo Fran.

Fran Reyes dijo...

@ Anónimo y Dani

Vaya, pues yo lo considero un mal artículo. Totalmente en serio.
Sin embargo, las dos publicaciones que editan mis artículos de ciclismo lo han considerado bueno, como vosotros. En fin... :P

Un saludo y Gracias por comentar!

Anonymous dijo...

es que es totalmente cierto el dopin es una regla del juego....todo el mundo se merece una 2º oportunidad....que le vaya bien y tb a tu blog...

Fran Reyes dijo...

@ Anónimo II

El dopaje es una regla del juego y además un juego en sí mismo. Estoy convencido que hay muchas cosas que se nos escapan, de que el dopaje es una cadena que empieza y acaba en el mismo lugar... algo muy complicado.

Gracias por tus buenos deseos, ojalá te vaya bien también a ti ;)

Un saludo!

Publicar un comentario

Nube de Tags