lunes, 28 de septiembre de 2009

¿Es necesario que los equipos profesionales compitan en la categoría .2?

Un vistazo al calendario UCI español de 2010

Calendario Pro Tour
22-28 / 03 Volta a Catalunya
5-10 / 04 Vuelta al País Vasco
31 / 07 Clásica de San Sebastián
28 / 08 a 19 / 09 Vuelta a España
Total: 35 días de competición

Calendario .1 y .HC
7-11 / 02 Challenge de Mallorca
21-25 / 02 Vuelta a Andalucía
28 / 02 Clásica de Almería
3-7 / 03 Vuelta a Murcia
3 / 04 GP Miguel Indurain
11 / 04 Klásika Primavera Amorebieta
14-18 / 04 Vuelta a Castilla y León
24 / 04 GP Llodio
25 / 04 Vuelta a La Rioja
27 / 04 Subida al Naranco
28 / 04 a 2 / 05 Vuelta a Asturias
14-18 / 07 Vuelta a Madrid
25 / 07 Prueba Villafranca de Ordizia
1 / 08 Circuito de Getxo
2 / 08 Subida a Urkiola
4-8 / 08 Vuelta a Burgos
22 / 08 Clásica de los Puertos
Total: 45 días de competición

Calendario español .2
8-11 / 04 Cinturón de Mallorca
14-18 / 04 Vuelta a Aragón
20-24 / 04 Vuelta a Extremadura
8-13 / 06 Volta Continental
8-15 / 06 Circuito Montañés
3-7 / 08 Vuelta a León
1-3 / 10 Cinturón de l'Empordá

Total: 36 días de competición

La semana pasada se publicó el calendario mundial de carreras del próximo año 2010. En el Pro Tour, dos únicas novedades: los Grandes Premios de Québec y Montreal, pruebas de un día a disputar en Cánada con objeto de globalizar el ciclismo. Inobjetables, salvo por el engorro que supone para cualquier equipo desplazar todos los recursos humanos y materiales para competir en el otro lado del charco. Para competir, además, sólo dos días... La sorpresa, sin embargo, vino con la no inclusión de la Vuelta a California como carrera Pro Tour, un estatus merecido aunque quizá algo prematuro: no hay que olvidar que sólo se han disputado cuatro ediciones de la prueba estadounidense.

A nivel español, pocas novedades. El recientemente disputado Díptico Vigués renuncia a su categoría .2, mientras la Vuelta a Aragón hace lo propio con la .1 y se reduce, precisamente, a la .2. No cabe duda de que la nueva directiva de la Federación Aragonesa, encabezada por Félix Jordán de Urries, ha visto claro que sacar la carrera en categoría .1 es un reto casi inabordable. En el apartado de bajas es de reseñar también la Clásica de Alcobendas, otrora aspirante al ProTour, y la Vuelta a Valencia, caída por el desinterés de todas las autoridades, se dice que empezando por sus propietarios.

¿Novedades positivas? Sólo una. La Volta Ciclista Continental, una prueba cuyo website (estevesagitario.ws) parece inactiva y de la cual no poseo ni encuentro noticia alguna. A tenor del correo que la UCI le atribuye, alojado en sagitario.ws, podría tener lugar en Barcelona ó, al menos, ser organizada desde allí.

El panorama que queda en el calendario español tras estos cambios es el reflejado más arriba: 35 días de competición Pro Tour, 45 días .HC y .1, 35 días en .2.

Así las cosas, por las limitaciones de las normas españolas (o de los pactos...) un conjunto profesional ó Pro Tour registrado en este país que se quisiera ceñir al calendario nacional podría competir, suponiendo que fuera invitado a todas las carreras, únicamente 80 días. Para un presupuesto medio de dos millones de euros, la inversión sería de 25.000 € por día competido.

Económicamente excesivo, en el plano deportivo llega a ser incluso ridículo. Suponiendo que una ocho corredores tomaran parte en cada día de carrera (no es cierto, en algunas carreras se llega a la decena de ciclistas y en otras no se pasa de seis; ocho es una media) y una plantilla de 16 corredores, un reparto equitativo llevaría a cada uno de los componentes del equipo a hacer 40 días de competición. Poquísimos, más teniendo en cuenta los 97 que lleva el francés de Bouygues Telecom Mathieu Sprick, auténtico correcaminos de la temporada.

¿Soluciones a este problema? Muchas distintas. La tomada por los equipos profesionales españoles es correr también pruebas de países vecinos como Portugal ó Francia, ó incluso ir más lejos para tomar parte en carreras de Holanda, Gran Bretaña e incluso México. Esta solución responde además a los intereses comercial de las marcas patrocinadoras, que obviamente también gustan de lucirse fuera de nuestras fronteras.

Sin embargo, ¿no sería también una buena alternativa correr el calendario .2? En muchas ocasiones, las pruebas englobadas en esta categoría parecen más competiciones amateur que profesionales. De hecho, en muchas de ellas vencen habitualmente corredores aficionados. Desde mi punto de vista, la participación de los equipos profesionales las dotarían de un interés renovado. La UCI, además, lo permite.

Deportivamente, por contra, hay algunas pegas. Un ejemplo algo negativo lo encontramos en Francia, donde el equipo Agritubel monopolizó muchas pruebas .2 al ser el conjunto participante de mayor nivel, realizando auténticas exhibiciones que incluían hasta tripletes en la línea de meta. En España, la participación de escuadras potentes como Xacobeo ó Andalucía quizá limitaría el lucimiento de aquellos equipos como Orbea ó Burgos Monumental que están concebidos para estas carreras .2

De cualquier manera, hay una conclusión obvia: en España faltan días de competición UCI. Hay 116 días de competición englobando todas las categorías, sí, pero muchos de ellos son coincidentes y, por desgracia, no se llegarán a celebrar debido a los problemas económicos. No hay días suficientes para que un equipo se pueda sustentar únicamente en ellos, lo cual es un arma de doble filo. Por un lado evita la peligrosa endogamia competitiva que sufre, por ejemplo, Portugal. Por el otro, desalienta a las empresas patrocinadoras cuyo interés radique únicamente en el calendario español. Doble filo...

3 comentarios:

Dani dijo...

Buen análisis. Dos detalles:

"No cabe duda de que la nueva directiva de la Federación Aragonesa, encabezada por Félix Jordán de Urries, ha visto claro que sacar la carrera en categoría .1 es un reto casi inabordable".

Para nada: si salen con categoría .2 es porque la UCI ya no les permite hacerlo de otra manera. El plazo establecido máximo para conservación de plaza de carrera en las mismas condiciones, sin que esta se dispute, es de cuatro años. Si quieren salir (y me consta que así es), deberán hacerlo bajo ese nuevo formato.

Por otro lado, la Vuelta Ciclista Continental tiene toda la pinta de ser la suspendida en 2008 Volta a Lleida. Las fechas, el lenguaje, la utilización del adjetivo "Continental" que tanto se les llenaba la boca en usar... todo por ahí.

Un abrazo.

D.

Fran Reyes dijo...

@ Dani

De cualquier manera, creo que será bueno para la carrera retomarse poco a poco. No sabía lo del plazo que me comentas.

Ahora que lo dices, tienes razón. Tiene toda la pinta. De cualquier manera, he mandado un correo a la que teóricamente es la dirección de contacto para informarme :)

Un saludo y gracias por comentar!

José Miguel dijo...

Hola, soy José Miguel Romeo, presidente del club ciclista iberia. Organizador de la vuelta ciclista Aragón. Comentarte que también soy el secretario y tesorero de la federación Aragonesa de ciclismo. La vuelta Aragón dejo de hacerse 5 años seguidos y hemos perdido la plaza en el 2.1 no hay otro camino para empezar a recuperarla. Nada tiene que ver en esto la federación Aragonesa. Mi correo es jmromeo@clubciclistaiberia.com, me pongo a tu disposición para aclararte sobre este y otros asuntos que consideres oportunos lo que quieras. Recibe un cordial abrazo.

Publicar un comentario

Nube de Tags