sábado, 16 de enero de 2010

Sáiz siente "La llamada de lo salvaje"


Igual que a Buck lo arrancaron del plácido rancho del juez Miller, a Manolo Sáiz se lo llevaron detenido para apartarlo de la sociedad y del mundo del ciclismo. Su historia, realmente, no fue tan conmovedora como la de Buck. A Sáiz lo cogió la Guardia Civil con el bolsillo lleno de dinero, nada que ver con la escena de un mexicano canalla que toma a un perro indefenso y confiado para llevárselo a correr por Alaska. Y, si la compañía de Buck era una perra tan indefensa como él que no tardaba nada en morir, la de Sáiz era un tenebroso druida, un señor cuya sombra es capaz de oscurecer la carrera deportiva de cualquier ciclista que cometa el craso error de acercarse a él.

Buck llega a Alaska y tiene que aprenderlo todo acerca de la vida ruin y tramposa. Si Sáiz se hubiera visto en esa misma situación, no habría tenido mayor problema: sabe vivir perfectamente en ella. Sabe vivir perfectamente en lugares que, de tan teóricamente blancos, son negros y sucios. Lo antinatural para él sería el ambiente del Rancho Miller, o la inerme nobleza del señor Thornton. Tal y como lo era el "negocio de hostelería" desde el cual nos han llegado noticias sobre el preparador cántabro cada cierto tiempo a lo largo de cuatro años.

Es encontrándose con Thornton cuando Buck siente la necesidad de volver a adentrarse en el bosque, correr, reunirse con los lobos con quienes compartió media vida. Sáiz recuerda ahora con nostalgia a "señores" como Verbruggen, Castellano ó Leblanc; reflexiona como el perro de la obra de Jack London: "Es mi mundo y por ley natural debo volver". Volverá al valle donde mataron aquello que amaba ("Me robaron el mejor equipo del mundo"), buscará a los indios ejecutores y los intentará destrozar a dentelladas.

El día que Manolo Sáiz vuelva al ciclismo, con su megalomanía intrínseca, lo hará como Buck regresó a la naturaleza: con ganas. Con ganas de ciclismo, lo cual nos deparará carreras espectaculares. Y con ganas de venganza, lo cual hará aún más frenético y turbio el ciclismo de despachos.

Las entrevistas de Manolo Sáiz
> El Correo Digital (9 de Enero)
> Diario Vasco (10 de Enero)
> El Mundo (16 de Enero)
Foto: Bikeradar

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nube de Tags